Google+

domingo, 31 de octubre de 2010

Y la vida es un diente envenenado

 


Las mañanas de metales calientes

de sueños mal construidos

las mañanas de ojos abiertos

y arquitectura carcelaria

las mañanas duras y entreabiertas

las mañanas en que no amanece

las mañanas con luz de tierra

con ojos muertos y dedos colgantes

esas mañanas en que me parezco a cierta gente

esas mañanas en que tengo dientes y ombligos provinciales

las mañanas de carnicerías y clínicas psiquiátricas

las mañanas con sol de entierro






Y la vida es una almohada explosiva

y la vida es un diente envenenado.













 
 

lunes, 25 de octubre de 2010

Hay un día prohibido



Hay un día prohibido en octubre,
hay un día prohibido
y peligroso.

Ni los gnomos quieren pasar
por ese lugar del almanaque,
esa fecha no se puede pronunciar.

Hay un día que no tiene aniversarios,
que ni los astros se alinean
ni se conjugan los amantes,

un día inaccesible e innombrable.



Fue así,

primero hubo un tiempo
perdido en el tiempo,
días, meses, años.

después una brisa con fragancia de cerezas
y una espera fugaz como un relámpago,    

luego un encuentro que simulaba formalidad,

que sí, que cómo te fueron las cosas,
que esto, que lo otro…

y una breve caminata hacia el refugio adecuado.

Una vez allí,

_cómo decir...

Revoloteaban ángeles y demonios !

Se rompió algún sortilegio milenario,
se abrió alguna caja de Pandora.  
   

Hubo besos como mordidas,
abrazos que estrangulaban,
caricias que lastimaban,
sexos se fusionaban.
se estremecían,  
estallaban.

Cuerpos se desvanecían
entre las sábanas
y volvían a emerger
desenfrenados.


Hubo,

Hubo…

Hubo.

Sabe Dios qué es lo que no hubo.


El fuego, supongo
habrá destruido lo que les quedaba.





Por eso,


si algún ## de octubre
se cruza en tu calendario,

evítalo,

pásalo a otro día,

ignóralo,

hazte el distraído,

esquívalo,

dile que no te encuentras,

que llame en otro momento,

o mejor…

Que ya te has olvidado,
y que no hay nada en este mundo

que no se lo devore el tiempo.








domingo, 24 de octubre de 2010

El mago futurista

A Xul Solar


Una religión de muñecos de madera.

Hélices
flores con pétalos de metal,

porque en su mundo las gentes vuelan,

un centenar de banderas,
un país todos los países,  

y un puente colgante
cruza los abismos de la ciudad.

la máquina voladora...
“en una niebla de muchos colores cambiantes”

Allá lejos va flotando,  Floto voi allén lejos”

el astrólogo va flotando
por un universo de doce dimensiones.  


Allá lejos va flotando,  Floto voi allén lejos”.

va flotando el mago futurista

elucubrando mitologías e idiomas,
religiones y metafísicas.

Un centenar de banderas,

y un país
todos los países.  








sábado, 23 de octubre de 2010

A esta hora de lo imposible




Te camino Buenos Ayres
satánica mujer.

Te camino con paso de guadaña
aldea de callejas siempre noche
y siempre fiesta.

Te camino a gritos
ciega está mi alma
y solo blasfema.




Te camino a esta hora de lo imposible
cuando tus antiguos moradores
se reúnen en circulo
de presagio.

Te camino
y caigo ante tu cáliz
ciudad sagrada
la serpiente y el ave
entre calles que van y vuelven.

Y de tus límites vislumbro…

 
Las cuatro encrucijadas
 
las cuatro esquinas

exactas
 
del universo.








 




domingo, 17 de octubre de 2010

Breve discurso marginal



No es fácil, no,
volverse caja y quedarse mosca,
perder el juicio
y chamuyar desde un castillo
despotricando comadrejas.

Es difícil como un alfiler,
como un alfeñique filoso,
eludir el caretaje
cuando la noche es ululosa
y marginante.


Al César lo que es del César.
Es decir…

No se puede escapar del mundo por andar sin equipaje,
ni esquivarle el bulto a las arremetidas del destino,
ni evitar el entrevero porque falten jugadores.



Pero las puertas de loquero no se abren el domingo,
y la sabiola y el colchón se me piantan de costado.


Y me dicen colifato, tocao y pocoseso,



y yo digo que desafino para no contradecir la orquesta,

porque a este circo no lo entienden ni los dueños ni los monos,

y porque a la final…

al caretaje  intrascendente no hay carnaval que le tapone el agujero.








   
















jueves, 14 de octubre de 2010

Imagen sorprendida

 

Si perdieras tu andar en este páramo
inquieta sombra de mujer del aire.


Si perdieras tu andar, si lo olvidaras
ausente paloma, promesa de labios,
sé‚ que no podrías volver sobre tus pasos,
serena y fértil
dejarías caerte lenta
en este surco
íntimo de arado.


 
Sé que no podrías volver sobre tus pasos,
es tan bella la imagen sorprendida
de la completa desolación, errante torcaza.






La noche
extiende entre estas sábanas
sueños únicos, de pico negro y alas largas,
y una estrella sin filos
se diluye
soñadora y gitana
girando sin cuerdas
ausente y lejana.


 
Es tan bella la imagen sorprendida
de la completa desolación, campesina blanca.



De la completa desolación...
rincón de guitarras.


 
Inquieta sombra, paloma lejana,
te conozco tanto, te conozco el alma,
te conozco el vuelo, la risa y el aire,
conozco cuando te alejas pensando en quedarte,
te conocen mis manos arcilla indomable.


 
Las palabras te llaman
te nombran y callan…


 
Y este pájaro salvaje te reclama.


 
Y este pájaro
 
salvaje
 
te reclama.












domingo, 10 de octubre de 2010

De solo pronunciarlas


Esfera arcaica de pólvora y caléndulas
que se asoma al horizonte
y domina la metrópolis
con palabras anacrónicas. 
 

Escaleras mecánicas al cielo
que conducen multitudes
hacia las torres fantasmas
donde brilló la civilización
con palabras hipnóticas. 

 
Bestia del firmamento
que devora la resaca
de masivas borracheras
y de sábados frenéticos
con palabras noctámbulas.


 

Palabras de vida 
para relojes palpitantes.  



Y palabras de muerte   
que disuelven la carne y el hueso…


De solo pronunciarlas.



 










 





viernes, 8 de octubre de 2010

Renacimiento marginal



   

Flores impuras
las putas se ponen huecas
cuando el día golpea
su martillo más duro


Flores impuras
el pibe de las estampitas
se acurruca adentro de un zapato
y se duerme sin querer


San Cayetano se le escapa

Entre la gente se le pierde
   
  
Flores impuras
Crimen en la terminal
la mujer sola
se espanta con piel de gato
mientras algo como lluvia
corroe sus huesos
a la entrada del metro

Este es el despertar del gran sueño delincuente
   
La gente afila sus puntas
y toda creación es santa



En este cuento no hay lobo
ni salvación posible
   


Flores impuras
renacimiento marginal.









martes, 5 de octubre de 2010

Nuestros últimos paisajes

A Yoli Bell

    
     Reiteración,
     página en negro...

     Y el límite de la noche
     se transforma en madrugada.

    
     Voy quemando las distancias con tu fuego,
     voy buscando en esta cama
     nuestros últimos paisajes,
     las llanuras, los abismos, las heridas,
     las lunáticas blasfemias,
     los planetas virginales.

                     

     Tengo esquinas
     que me persiguen
     con dientes asesinos
     y sexos animales.

 

     Tengo desencuentros
     que no me alcanzan
     para llenar la tarde
     de tenues, de azoteas y de hastíos,
     de oscuros besos, de obsesiones, 
     de goces púrpuras
     y de convulsiones finales.

 

     Demasiados vientos son los que me acosan,
     demasiadas son las bestias,
     las rapaces, las arpías,
     las malvadas.

 
              
     Ya no podré escapar
     de tantas ferocidades.
    
        

     Hoy me ilumino sin querer
     con el obstinado fulgor 
     de tu relámpago...
 
    
     y es obsceno tanto amor,

 
     y es funesto tanto encanto.



 

 
 
 

Aparición


A mi Padre, Enrique Antonio Moschini.
Detenido-desaparecido el día 3 de diciembre de 1976.
A los 30.000 todos.

   

    ¿Cómo imaginar la figura de lo ajeno?
    lo distante,
    lo recurrente.


    La superficie de un estanque
    quebrada por la repentina piedra que se hunde,
   
    o aquello
   
    que viene cayendo infinitamente y mudo,
    que vuelve eterno pero ausente,
    como una imagen
    en una pantalla de televisión
    entre signos y mensajes.

    Aparición

    y la superficie de un estanque que se aquieta,
    pero ya no reposa



    Noviembre huele a madreselvas,
    Mayo a hojas secas
    acumuladas por el viento nocturno,
    crepitar de luz en las fogatas.
 
    Pasan soles alborotando el mediodía,
    y lluvias oscuras repartiendo paraguas olvidados


    Las gentes salen, aparentan y se repiten,
   

    Pero no es real,
    es sólo una copia gastada,

 
    Una vieja película de cine mudo.














 



Esta casa donde habito

     



    Esta casa desdibuja
    las ventanas en su alberca,

    esta casa donde habito
    tiene lunas prisioneras,   

    el sol es un rectángulo
    que atraviesa por sus puertas,

    cada objeto que la ocupa  
    se entrecruza con mis venas.

    Aquí no pasa el tiempo
    se insinúa y no se muestra...

    Aquí no pasa el tiempo,
    se aproxima y se aleja,

    costumbre de los mares
    de ignorar a sus mareas,

    manía de relojes
    que se escapan por las grietas.

    Llevo días, llevo horas,
    llevo más. Eternidades…


    de vigilia,
    de noctámbulo,
    de caminar por las arenas.


    Esta casa tiene costas
    y barcazas que navegan,

    tiene historias indecibles
    que los marineros cuentan.


    Esta casa donde habito
    puso anclas a mis penas,

    esta casa donde habitan
    mis naufragios y quimeras.







  

 

Con palabras articuladas



"Oré en voz alta, menos para suplicar el favor divino que para intimidar a la tribu con palabras articuladas".


Jorge Luis Borges
de "El inmortal".




Lo rebuscado y obsceno,
lo que surge del caos,
lo que se lee entre líneas,
lo que se muestra y se oculta
insidiosamente.

La escritura,

un juguete pornográfico
en manos de la poesía.



Cielo cruel y fascinante,
el tiempo acumulándose a los costados
del animal todopoderoso.

 
La tarde emana su olor
de fruta paradójica.

 
Los que nunca duermen
se reúnen y conspiran.


 
La luna surge,
una bestia blanca lacerando el firmamento.



Pero aquí es el lenguaje,
y la luna es aquí una palabra
signada fatalmente por la letra “u”.



Entre el acto
y la contemplación
hay un punto indefinido;

vertiginoso pasaje,
 
regresión sin fin:
 
La escritura.


 
Descubrí la escritura
como se descubren las inclinaciones perversas,
en horas de laborioso aburrimiento,
de tiempo que se va enroscando
con lentitud de reptil.



Estigma,

metáfora de poder,

Hay lenguas infames al acecho,
por aquí y por allí
surgen de repente.


 
La ciudad está en desorden,
regresan las ratas y las comadrejas.


 
Los francotiradores inexistentes
sonámbulos en las cornisas
ocuparán irremediablemente su lugar
como agujas prisioneras.



Hay, en las ficciones, y por consiguiente en los hechos,
algunas pocas veces en que la verdad se nos revela en la elocuencia de lo inverosímil.



Uno a uno
irán ocupando sus lugares
ya con anterioridad reservados.


 
Un lugar en la muerte,
un lugar en la pantalla,
un lugar en el montaje del show,


y el ojo imbécil engordará venturoso.


 
Cielo cruel y fascinante,
se ha instalado rosa al borde del paisaje,
generoso y llano como un adverbio,
pétalo y metal
de flores oscuras en lo negro
y palabras que vuelven sobre sí mismas,
vuelo de helicópteros,
insectos recurrentes.



Toda existencia se me antoja azarosa irrupción,
fruto ambiguo de la suerte.





Y aquí estamos,



solo quedan esquemas,

fotografías color sepia,



y un idioma,


un trabajoso sistema de signos
 
en guerra contra el universo.