Google+

domingo, 17 de octubre de 2010

Breve discurso marginal



No es fácil, no,
volverse caja y quedarse mosca,
perder el juicio
y chamuyar desde un castillo
despotricando comadrejas.

Es difícil como un alfiler,
como un alfeñique filoso,
eludir el caretaje
cuando la noche es ululosa
y marginante.


Al César lo que es César.
Es decir…

No se puede escapar del mundo por andar sin equipaje,
ni esquivarle el bulto a las arremetidas del destino,
ni evitar el entrevero porque falten jugadores.



Pero las puertas de loquero no se abren el domingo,
y la sabiola y el colchón se me piantan de costado.


Y me dicen colifato, tocao y pocoseso,



y yo digo que desafino para no contradecir la orquesta,

porque a este circo no lo entienden ni los dueños ni los monos,

y porque a la final…

al caretaje  intrascendente no hay carnaval que le tapone el agujero.








   
















1 comentario :

  1. Excelente, Horatius!! Muy buen empleo del lunfardo!! Y la ilustración del Guasón, muy apropiada para el poema.

    ResponderEliminar