Google+

sábado, 23 de octubre de 2010

A esta hora de lo imposible




Te camino Buenos Ayres
satánica mujer.

Te camino con paso de guadaña
aldea de callejas siempre noche
y siempre fiesta.

Te camino a gritos
ciega está mi alma
y solo blasfema.




Te camino a esta hora de lo imposible
cuando tus antiguos moradores
se reúnen en circulo
de presagio.

Te camino
y caigo ante tu cáliz
ciudad sagrada
la serpiente y el ave
entre calles que van y vuelven.

Y de tus límites vislumbro…

 
Las cuatro encrucijadas
 
las cuatro esquinas

exactas
 
del universo.








 




1 comentario :

  1. Muy bueno!! Sobre todo el final: un cierre perfecto del poema!!

    ResponderEliminar