Google+

lunes, 25 de octubre de 2010

Hay un día prohibido

Dédié à mon amant en Octobre
 
 
 
 
Hay un día prohibido en octubre,
hay un día prohibido
y peligroso.

Ni los gnomos quieren pasar
por ese lugar del almanaque,
esa fecha no se puede pronunciar.

Hay un día que no tiene aniversarios,
que ni los astros se alinean
ni se conjugan los amantes,

un día inaccesible e innombrable.



Fue así,

primero hubo un tiempo
perdido en el tiempo,
días, meses, años.

después una brisa con fragancia de cerezas
y una espera fugaz como un relámpago,    

luego un encuentro que simulaba formalidad,

que sí, que cómo te fueron las cosas,
que esto, que lo otro…

y una breve caminata hacia el refugio adecuado.
 

Una vez allí,

_cómo decir...

Revoloteaban ángeles y demonios !
 

Se rompió algún sortilegio milenario,
se abrió alguna caja de Pandora.  
   

Hubo besos como mordidas,
abrazos que estrangulaban,
caricias que lastimaban,
sexos se fusionaban.
se estremecían,  
estallaban.

Cuerpos se desvanecían
entre las sábanas
y volvían a emerger
desenfrenados.

 

Hubo,

Hubo…

Hubo.

Sabe Dios qué es lo que no hubo.

 

El fuego, supongo
habrá destruido lo que les quedaba.





Por eso,


si algún الاقل من  de octubre
se cruza en tu calendario,

evítalo,

pásalo a otro día,

ignóralo,

hazte el distraído,

esquívalo,

dile que no te encuentras,

que llame en otro momento,

o mejor…

Que ya te has olvidado,
 
y que no hay nada en este mundo

que no se lo devore el tiempo.








No hay comentarios :

Publicar un comentario