Google+

lunes, 4 de octubre de 2010

Lo irracional





El poder, siempre sensual
desconoce los pasos a seguir,
tan frágil y efímero
corazón anarquista enamorado.


Dejar de soñar con un reloj
que no alcanza para presentimiento,
un reloj
una forma de ser elíptico en esta vida.



Sentirse cada noche en la cornisa
a la hora que se aproximan
lo crudo y lo pelado,
lo irracional,
lo que tiene forma de espejo.


Y escucharse respirar
uno mismo.










1 comentario :