Google+

sábado, 20 de septiembre de 2014

Pesadilla fluorescente


     
    Pesadilla fluorescente, despertar en la jungla,

    salvajes luciérnagas sobreviven en la memoria.



    Me desmorono y me disgrego mientras voy cayendo 

    por los herméticos acantilados 
     
    sobre los que reposa mi mente. 
     
     
     
    Orquídeas violáceas fuera de control 
     
    coronan mi frente con su danza de anguilas,
     
    mientras yo sólo atino a buscar algún refugio
     
    para cobijar mi frágil conciencia enmudecida.
     
     
     
    Este día me acompañan todas las musas malditas, 
     
    y esas fúnebres criaturas negras con bordes afilados…
     
     
     

    Yo digo esta poesía intentando ahuyentar el pánico
     
    a la hora en se avecina otra noche esquizofrénica.  
     
     

 
 
 
 

3 comentarios :