Google+

lunes, 4 de octubre de 2010

Como una ambición murciélaga




No se qué hacer con este tornillo,

con esta daga en espiral que me atraviesa la nuca.

No se qué hacer con esta urgencia descubierta

de oprimir una luna ávida de muerte.




Ni la mas puta idea tengo...
Qué voy a hacer con esta espina,
con este sexo luminoso y extremista.

Se me escapan los minutos,
los relojes, los hechizos
y me acosan los dolores, los éxtasis,
los inertes, los sublimes.

Y no es atormentada la canción,
y no es atormentado el transcurrir ni la epopeya...

Es este tornillo desesperado
que se impone y se proyecta
como una ambición murciélaga.



Ay! este tornillo,


así en la tierra como en el cielo.











3 comentarios :

  1. Amén a tu plegaria atornillada ,..casi casi ,...
    balada para un loco
    tornillo
    y solo puedo decir ,por favor no te vuelvas cuerdo
    Grosso
    Noe

    ResponderEliminar
  2. Como dice Noe, no te vuelvas cuerdo. ...Este tornillo que nos ajusta, nos pide cuentas, nos desestabiliza, nos paraliza .... Este necesario tornillo ...

    ResponderEliminar
  3. Gracias a Noe y Cristina por leer y comentar.

    ResponderEliminar