Google+

jueves, 14 de julio de 2011

Nos observarán siempre


Nada se mueve,

espacio ritual de los desiertos,

este lugar está en mi mente

como rectángulo conceptual.


Nada se mueve

ni se insinúa,

reflejo de luz fantasmagórica

debatiéndose entre el miedo

y la madrugada.


Todo se anuncia

y se acongoja

y las manos de piedra

seguirán cerca

y los quietos azules

nos observarán siempre.










2 comentarios :

  1. Nuestros propios fantasmas, nos plagan las noches y también algunos días.
    Un beso Horacio

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mia por tu lectura y comentario, un beso.

    ResponderEliminar